Vulnerabilidad al cambio climático: ¿una cuestión de género?