Líneas temáticas

Línea temática 1: Educación para la transformación

“Para poner fin a la pobreza, fomentar la prosperidad compartida y alcanzar los objetivos de desarrollo sostenible, debemos valernos de la financiación para el desarrollo y de los conocimientos técnicos especializados para producir cambios radicales. Debemos colaborar para que todos los niños tengan acceso a oportunidades de aprendizaje y educación de calidad durante su vida, independientemente del lugar donde hayan nacido, de su sexo o de los ingresos familiares”.

Jim Yong Kim, Presidente del Grupo del Banco Mundial

 

La Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible es un programa ambicioso, deseable y universal para erradicar la pobreza mediante el desarrollo sostenible, que podríamos decir que como humanidad intentamos por segunda vez, tras unos ODM parcialmente alcanzados y con una serie de aprendizajes que sin duda deben servir para esta siguiente etapa.

Los 17 objetivos del ODS son como un selfie de lo que nos gustaría ser como especie en el 2030. No es fácil creer en ello porque a veces parece que vamos hacia atrás, en otras nos parece lejano, y hoy muchos son escépticos, pero si recordamos los Objetivos del Milenio (ODM), cuando se fijaron en el 2000, el objetivo más importante era reducir la pobreza extrema a la mitad (Del 23% al 18% para 2015). No sólo lo logramos antes, en 2010, sino que lo superamos pasando al 12%. Cierto que no todos se lograron, pero los importantísimos avances en algunos de ellos demuestran que sí es posible. Eso sí, no haciendo las cosas como hasta ahora y de la misma manera.

La agenda de los ODS ya no está tan centrada en los países en vías de desarrollo, sino que es una agenda para todos, lo que implica un clara necesidad y responsabilidad de fomentar e impulsar en nuestro entorno las innovaciones y el cambio de comportamiento, no individual, sino colectivo.

En el marco de la línea temática “Educación para la transformación” abordaremos temas relacionados con los siguientes ODS:

  • ODS 4 – “Educación de calidad”: Lograr el acceso a una educación de calidad. Educación inclusiva, equitativa y que promueva las oportunidades de aprendizaje para todos los niños (especial atención a niñas, refugiados, discapacitados…).
  • ODS 5 – “Educación en igualdad de género”: Aunque se ha avanzado en esta dirección, sigue siendo una asignatura pendiente y vital en el desarrollo de cualquier comunidad. Empoderamiento de las niñas y mujeres, y acabar con la discriminación y la violencia.
  • ODS 9 – “Innovación, industria e infraestructura en educación”: Construir infraestructuras resilientes, promover la industrialización inclusiva y sostenible y fomentar la innovación e investigación.
  • ODS 10 – “Educación para el desarrollo”: Reducir las desigualdades en y entre países. Poblaciones desfavorecidas. Inclusión social, económica y política de todas las personas, independientemente de su edad, sexo, discapacidad, raza, etnia, origen, religión o situación económica u otra condición.
  • ODS 12 – “Educación para una sociedad responsable”: Hacia una producción y consumo responsables. Gestión eficiente de los recursos naturales, producción y empleos ecológicos y disminución desperdicio de alimentos.

Cuando se aprobó la nueva agenda en septiembre de 2015, la comunidad internacional reconoció que la educación es la clave para lograr el éxito de los 17 objetivos aprobados, y definitivamente los objetivos 2030 fijados en esta materia supera los intentos anteriores por garantizar el acceso a la educación básica, tal y como se estableció en los ODM.

Si bien, el ODS que recoge la esencia y las mayores ambiciones y necesidades en materia de educación es el Objetivo de Desarrollo Sostenible 4 “Garantizar una educación inclusiva y equitativa de calidad y promover oportunidades de aprendizaje permanente para todos”. Que llevó a firmar en el mismo 2015 la “Declaración de Incheon” para asegurar el convertir los compromisos en acción y con el que el ámbito de la agenda mundial Educación 2030:

  • Se extiende desde el aprendizaje en la primera infancia hasta la educación y la formación de jóvenes y adultos;
  • Prima la adquisición de habilidades para trabajar;
  • Subraya la importancia de la educación de la ciudadanía en un mundo plural e independiente.
  • Se centra en la inclusión, la equidad y la igualdad entre ambos sexos;
  • Y pretende garantizar resultados de calidad en el aprendizaje para todos a lo largo de toda la vida.

Esto implica que la línea temática de la Conferencia Ibeoamerica sobre los Objetivos de Desarrollo Sostenible no sólo aspira a transmitir nuevas ideas y experiencias, si no que busca inspirar y provocar la acción y el optimismo hacia el cambio necesario para lograr los ODS. Que logre vincular a todos los actores de la sociedad: sector público, sector privado, universidades, empresas y ciudadanía y les haga sentir parte imprescindible de la consecución y por tanto sientan la responsabilidad de aplicarlo en su día a día transformando la realidad existente, crear nuevas iniciativas enfocadas a su consecución y convertirse en altavoces y “embajadores” en sus comunidades.

Las actividades y conferencias que forman parte de esta línea son ideas, proyectos, reflexiones y experiencias que ya están realmente transformando las realidades y dando pasos hacia la consecución de los ODS, y sobre todo que cumplen con tres características esenciales que les diferencia del resto:

  1. Miran donde otros no miran, cubriendo las deficiencias de los demás actores.
  2. Buscan y crean soluciones innovadoras y diferentes que solucionen problemas y deficiencias reales.
  3. Son potencialmente escalables para contagiar y crear verdaderos cambios sistémicos.

El objetivo de la Conferencia Iberoamericana sobre Objetivos de Desarrollo Sostenible es generar un engagement responsable y proactivo de todas y cada una de las personas, sea cual sea su responsabilidad y actividad que lleve a un empoderamiento y a la movilización global y coordinada, convirtiéndonos todos en líderes, influencers y altavoces de la transformación en la educación.

 

Línea temática 2: Medio ambiente y energía

La visión

Todos conocemos la cara oscura de la interferencia humana en los procesos naturales. La evidencia científica sobre una era, el Antropoceno, en la que el ser humano controla el devenir de la Tierra es incontestable. Sin embargo, numerosas personas abren sus ojos ante este problema para ver más allá, encontrando auténticas oportunidades y creando soluciones para transformar el mundo en el que vivimos, mejorando las expectativas. Somos nosotros, los humanos que vivimos aquí y ahora, los que podemos re-pensar nuestro modelo de desarrollo y transmitir nuestro mensaje a las próximas generaciones. De alguna forma ya hemos sido seleccionados para ello. Tenemos una gran responsabilidad, pero tenemos también creatividad y la fuerza extraordinaria que resulta de las nuevas herramientas tecnológicas y conceptuales. Tenemos al alcance de la mano la capacidad de generar un punto de inflexión en nuestra relación con el medio ambiente y con la sostenibilidad del Planeta.

La transformación de nuestro entorno requiere de una conciencia previa del individuo y del poder de cambio que tiene el conjunto de la sociedad. Por eso en esta sesión queremos mostrar el medio ambiente como un conjunto de experiencias personales con implicaciones globales. Historias de vidas humanas que trabajan por transformar su entorno, encauzando el impacto ambiental de la comunidad y generando oportunidades para un mundo sostenible, en el sentido más profundo de la palabra. Historias de conocimiento que abren espacios de optimismo en un horizonte complejo lleno de desafíos a corto y medio plazo. Ideas que rugen alto desde la cuna de nuestra civilización hasta la última expresión del desarrollo tecnológico. Ideas que abarcan desde la raíz hasta el espacio, que incorporan naciones y ciudades, que surcan mares y tierras. Nuestros guías en este viaje nos harán ver el mundo a través de sus ojos, estimulando nuevos enfoques para los retos que ya están aquí.

Los guías ¿por qué ellos?

Nuestro punto de partida es el cambio global como proceso complejo y transformador del medio ambiente, donde el ser humano tiene una importancia capital. No sólo como causa del desequilibrio en el sistema Tierra, sino como principal agente implicado en la creación de soluciones que permitan frenarlo o reconducirlo. El cambio global tiene consecuencias en tres aspectos claros e indisolubles: la ecología de los ecosistemas, la economía y la sociedad. Los tres dependen directamente de los recursos naturales. El panorama es complejo y por eso los ponentes que hemos elegido para esta línea temática también lo son.

Los ponentes seleccionados nos proporcionarán una visión holística de cómo enfrentan los retos ambientales desde su posición como profesionales, como individuos implicados con un cambio e nuestro modelo de desarrollo. Hemos seleccionado una colección de personas que son fuente de inspiración. Personas capaces de analizar los problemas y, sobre todo, de proponer soluciones estimulantes que transformen nuestra realidad.

Todos los agentes sociales deben alinearse para apuntar a nuevas visiones y a soluciones alternativas a los retos ambientales del siglo XXI. Es el momento de reforzar los puentes de intercambio de conocimiento y la inteligencia colectiva que ya existen en el ámbito académico, empresarial y gubernamental a uno y otro lado del océano Atlántico.

En las intervenciones de estos ponentes buscamos su experiencia y su perspectiva del futuro. Cada uno de ellos constituye y refleja una actitud frente al cambio ambiental que entre todos tenemos que impulsar. Sólo cambiando nuestra visión, seremos capaces de transformar nuestro entorno.

Eventos paralelos

La consecución de los Objetivos de Desarrollo Sostenible depende en gran medida de nuestra capacidad de gestionar adecuadamente las amenazas medioambientales derivadas del cambio global. La cantidad y diversidad de alteraciones en los procesos naturales que las actividades humanas tienen en la actualidad, hacen urgente la concienciación colectiva sobre las dimensiones del desafío y la toma de decisiones estratégicas desde lo local a lo global.

Para abordar las principales cuestiones en este marco, y antes de la Conferencia Iberoamericana que tendrá lugar en Junio de 2018, los activadores de la línea de Energía y Medio Ambiente proponen un diálogo abierto sobre “El desafío ambiental en los Objetivos de Desarrollo Sostenible” en la que distintos expertos analizaran las consecuencias y las posibles estrategias de mitigación y adaptación ante la pérdida de biodiversidad, el cambio climático, la disminución de los recursos hídricos, la conservación de ecosistemas clave y el bienestar humano.

La sesión tendrá lugar el día 19 de diciembre de 2017, 16:00 – 19:00, Hospedería de Fonseca, Salamanca y estará moderada por Fernando Valladares, profesor de investigación del CSIC. Además, el evento contará con la participación de Adrián Escudero, catedrático de ecología de la Universidad Rey Juan Carlos y de la Dra. Consuelo Varela, de la Universidad Politécnica de Madrid. El formato de la sesión ha sido diseñado contando con la coordinación técnica de la Dra. Sandra Magro de Creando Redes, y está pensado para asegurar la participación del público.

Como producto de la sesión, se obtendrá un ideario sobre cómo transferir los retos principales del cambio global a los tomadores de decisiones. En esta sesión queremos contar con la participación de agentes sociales clave en la creación y difusión del conocimiento como Universidades, medios de comunicación y tomadores de decisiones del sector público y privado.

 

Línea temática 3: Innovación para el desarrollo

Planteamiento de la línea temática

La innovación y el conocimiento constituyen uno de los mayores aceleradores y potenciadores del crecimiento económico y el empleo, del desarrollo humano y del bienestar de los países. Está suficientemente demostrado que aquellos países que invierten de forma continuada en I+D+i, obtienen a medio y largo plazo mejores retornos en estos aspectos que aquellos que no lo hacen. La innovación para el desarrollo humano puede actuar a través de la cooperación al desarrollo e incorporar al sector privado y al público para trabajar de forma conjunta.

Es más probable que se produzca la innovación si se cuenta con el contexto donde interactúan diversos agentes del ecosistema, como pueden ser centros de investigación, universidades y empresas privadas. La innovación se puede producir independientemente del agente que la realice, sea público o privado, sea a través de la realización de mejoras y cambios no solo en la tecnología y creación de nuevos productos, si no en los procesos y que aportan valor sea económico o de otro tipo. La innovación podrá actuar como una herramienta que permita mejorar la salud de las personas, una mejor gestión y uso de los recursos agrícolas que ayuden en la lucha contra el hambre.

Aquellas innovaciones que se producen en contextos multidisciplinares e interdisciplinares heterogéneos es más probable que generen un mayor retorno que aquellas que se producen de forma aislada. Por esta razón, contar con redes y mecanismos que permitan conectar a los diferentes agentes del ecosistema es fundamental y debe promoverse.

La transformación digital supone un elemento que puede actuar bien como acelerador de la innovación o como generador de una brecha tanto social como económica, que termine reflejándose en una mayor desigualdad social y económica. Los datos de los últimos diez años así lo demuestran. Constituye asimismo un medio que puede suponer una oportunidad, antes inexistente, de accesibilidad al conocimiento y a nuevos mercados para las empresas. El papel que tanto la economía colaborativa como la circular juegan pueden implicar un cambio en la mentalidad y en la cultura tanto empresarial como de consumo. Su impacto, si es positivo, puede generar un elevado beneficio en el uso de los escasos recursos del planeta.

El conocimiento se produce en numerosos ámbitos, jugando la universidad un papel fundamental en su creación al concentrarse el mayor número de recursos humanos cualificados -investigadores- para generarlo. El conocimiento que se genera en el sector privado se plasma en generalmente en la generación de patentes que permiten crear un alto valor para las empresas. En cambio, la universidad no ha logrado generar todavía el mismo nivel de patentes por recursos invertidos. Cuando el conocimiento se genera de forma conjunta entre ambos agentes del ecosistema el valor generado suele ser habitualmente superior al obtenido de forma individual por cada uno de ellos.

En este contexto, entendemos la universidad como uno de los agentes más importantes en la creación de innovación para el desarrollo, tanto por el valor potencial aportado por la comunidad universitaria, como por el aportado por la comunidad investigadora que forman parte de ella. La suma de ambas comunidades es mucho mayor que el valor de cada una de ellas individualmente. El papel que puede jugar el emprendimiento social en este ecosistema de innovación puede suponer contar con un agente de cambio que lleve a cabo proyectos escalables y con un elevado impacto en numerosos países.

Por último, debe señalarse que la incorporación tanto del conocimiento, como de la innovación para el desarrollo serán un elemento diferencial en el desarrollo de la ciudad del futuro donde en el 2050 se albergará a casi el setenta por ciento de la población mundial. La incorporación de la innovación social en la ciudad inteligente del futuro marcará la diferencia en lograr un mayor bienestar para todos y generar una mejor convivencia.

Innovación y conocimiento constituyen, por lo tanto, dos pilares fundamentales sobre los que construir el camino hacia los ODS y poder llegar más lejos y más rápido.

Objetivo de la línea temática

Mostrar el valor de la innovación y el conocimiento con un enfoque 360 grados, donde se ponga de manifiesto que se pueden lograr objetivos ambiciosos independientemente de quien los proponga.

Temáticas que se abordan

    • La innovación como motor de cambio en el desarrollo humano.
    • Sin innovación no habrá desarrollo para todos: desigualdad.
    • Innovamos hacia dentro, para innovar hacia fuera.
    • El papel de las redes como multiplicador del desarrollo.
    • Transformación digital: el efecto de la Reina Roja.
    • Cómo romper la brecha digital de 2025.
    • El emprendedor social como actor y palanca de transformación.
    • El sector privado como agente de innovación social.
    • La economía colaborativa: rompiendo tópicos.
    • La economía circular: desde la universidad al mercado.
    • Las ciudades inteligentemente sociales son nuestro futuro.

 

Línea temática 4: Alianzas multiactor

Para los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) el concepto de alianza es fundamental. En un entorno global tan cambiante como el actual, el trabajo colaborativo, en donde se comparten las habilidades y recursos de los distintos actores sociales, parece ser capaz de ofrecer soluciones integrales y duraderas para hacer frente a los retos del desarrollo. Además de conformar el núcleo del ODS número 17, las alianzas han sido calificadas de decisivas para todos los demás ODS y como uno de los seis elementos esenciales para poder realizar con éxito el programa general de desarrollo sostenible para 2030.

En el esquema de los ODS se hace hincapié sobre las alianzas del tipo “multiactor”, de carácter “inclusivo” y “transformador”. Estos términos suponen alejarse de otras disposiciones colaborativas más cortoplacistas y ad hoc, así como de las tradicionales Alianzas Público-Privadas (APP), hacia alianzas de mayor envergadura que cuenten con la participación de grupos más amplios para poder resolver los “wicked problems” en donde se combinan e interconectan complejos retos de índole social, medioambiental y económico.

Algunos de los elementos más importantes de estas nuevas alianzas multiactor son:

  • Enfoques centrados en las personas: con énfasis en la inclusión y en la participación de la ciudadanía como miembros de alianzas “entre el sector público, el sector privado y la población responsables y basadas en principios”.
  • Promoción de la diversidad: mediante una consideración mayor a la naturaleza diversa de los sectores público, privado y sociedad civil y mayor colaboración con los actores locales y regionales, el ámbito académico y otros socios menos habituales.
  • Adecuación al contexto: evitando los planteamientos del tipo “talla única” con la construcción de alianzas hechas a la medida de las situaciones y necesidades particulares, tanto a nivel mundial como nacional, regional y local.
  • Claridad sobre los incentivos: garantizando que existe un entendimiento claro sobre las características de los distintos socios, los beneficios que éstos esperan obtener, además de los objetivos comunes, y los riesgos y desafíos que puedan encontrarse al trabajar en alianza.
  • Conciliación la innovación con la rendición de cuentas: debe existir un equilibrio entre el espacio para la creatividad necesaria para desarrollar nuevas soluciones y oportunidades y claridad en torno a los sistemas y estructuras de la alianza y las responsabilidades de sus miembros, de manera que se refuerce la rendición de cuentas ante sus beneficiarios y sus sistemas de gobernanza.
  • Revisión y seguimiento participativo: para garantizar una atención prioritaria a los resultados y que los datos sobre el rendimiento y los resultados de la alianza sean accesibles para todos.
  • Promover el cambio sistémico: incorporando la experiencia y la innovación de la alianza en las estructuras y sistemas a través de una mejor articulación entre las normativas y la práctica y entre distintas instituciones y actores.

A fin de maximizar en la práctica el valor añadido de las alianzas multiactor, se está prestando especial atención a las personas y a las organizaciones que son capaces de estimular y gestionar el proceso de trabajar en conjunto. Estos intermediarios, o facilitadores de alianzas, promueven las relaciones colaborativas mediante la incorporación de los distintos puntos de vista encontrados y la creación de una “visión completa” a partir de las diferentes aportaciones de los miembros de una alianza. El rol de facilitador de alianzas, además de habilidades de negociación y conocimientos interdisciplinares, exige también el uso de una serie de metodologías para garantizar la flexibilidad del proceso. En muchos aspectos la Universidad es idónea para actuar como facilitador de alianzas, puesto que disfruta de la reputación de ser un mediador neutral y honesto, sin embargo, hay mucho trabajo por hacer aún para llegar a interiorizar todas las competencias exigidas para que pueda asumir ese papel y posicionarse íntegramente dentro de los sistemas y procedimientos institucionales.

El objetivo de la línea temática sobre Alianzas Multiactor es explorar de qué modo pueden aprovecharse las alianzas multiactor para promover los cambios sistémicos necesarios para cumplir con la agenda de los ODS. Basándonos en las perspectivas del ámbito universitario, la industria, las administraciones públicas y la sociedad civil, se examinarán los siguientes aspectos:

  • La importancia de las alianzas multiactor en la agenda de los ODS
  • El valor añadido para los distintos socios de trabajar de este modo
  • Los retos de desarrollar alianzas multiactor eficaces y cómo abordarlos
  • Los cambios (internos y externos) necesarios para que las organizaciones 
pertenecientes a los distintos sectores puedan trabajar mejor en alianza
  • El papel de la Universidad como facilitador de alianzas