Hagamos las cuentas: luchar contra el cambio climático es más barato que pagar el gasto en sanidad